¿CUÁL ES LA RELACIÓN ENTRE LEER Y ESCRIBIR? ES LINEAL.

¿Cómo pueden las escuelas producir mejores lectores? Escribiendo el doble con la mitad de reglas.

En una entrevista de amplio alcance, el investigador de Universidad Estatal de Arizona, Steve Graham, señaló que las habilidades de lectura y escritura están estrechamente relacionadas, y cada una ayuda a mejorar la otra. También reveló otras cuatro ideas clave sobre la instrucción de la escritura. Leer y escribir.

La lectura y la escritura están entrelazadas para siempre.

Se fundamentan en bases de conocimiento compartidas y trabajan juntas para ayudar a los estudiantes a aprender sobre un tema en particular. Y resulta que también se ayudan entre sí.

Durante la entrevista, Graham habló sobre la relación entre lectura y escritura, específicamente cómo los estudiantes se convierten en mejores escritores, cuanto más practican la lectura y cómo sucede lo contrario: a medida que los estudiantes escriben con mayor frecuencia, mejoran sus habilidades de lectura.

Cuando los estudiantes escriben sobre el material que están leyendo, tienden a comprender mejor el material y a retenerlo más tiempo.

Para poner esto en términos muy simples, si enseñas a escribir, obtienes mejores lectores. Encontramos mejoras en la forma en que los estudiantes leen las palabras, qué tan fluidas son y qué tan bien comprenden los textos.

Cuando los educadores enseñan habilidades lectoras, hay un efecto positivo correspondiente en lo bien que escriben los estudiantes. También descubrimos que cuando aumentas la cantidad de alumnos que leen, se convierten en mejores escritores. La lectura nos permite capturar información que es útil cuando escribimos.

El mayor desafío para aumentar las habilidades de alfabetización es que los estudiantes no escriben lo suficiente.

Uno de los principales problemas para desarrollar habilidades de escritura más sólidas es que no estamos haciendo lo suficiente para ayudar a los estudiantes a convertirse en mejores escritores”.

Algunos profesores tienden a no dar tareas de escritura porque se sienten paralizados por la necesidad de dar comentarios detallados. Pero un poco de retroalimentación recorre un largo camino.

 

Escribir como una actividad grupal

Tendemos a pensar en escribir como una actividad solitaria. Pero realmente no es así. Siempre estamos escribiendo para una audiencia. Gran parte de la escritura que hacemos fuera de la escuela implica la interacción con los demás. Piensa en las redes sociales ahora: Publicamos algo en línea, alguien responde, respondemos de nuevo. Hay mucha escritura interactiva pasando.

Cuando los estudiantes pueden observar la reacción de los demás hacia la escritura, hace las cosas más divertidas. Esto hace que la audiencia sea real para el escritor. Cuando estamos escribiendo algo y nuestra audiencia no es la persona que está sentada junto a nosotros, o nunca llegamos a ver cómo interactúan con ese texto, la audiencia se vuelve menos importante para nosotros.

Hacer algo para que podamos ver la reacción de la audiencia -y ampliaría esto para incluir la escritura de algo que tiene un propósito real- aumenta la probabilidad de que nos involucremos de manera esforzada en esa actividad de escritura. Creo que eso es particularmente importante.

 

Ya no podemos ignorar las redes sociales como herramienta para enseñar a escribir

Nunca ha habido más textos escritos, y podría decirse que leídos, de los que hay ahora. Y eso se debe a las redes sociales.

Es muy habitual ver un grupo de adolescentes juntos, y todos ellos están con la cabeza inclinada hacia su teléfono móvil.

Sin embargo, todos se están comunicando de una manera u otra. Ahora, los adolescentes probablemente no habrían calificado esa acción como lectura y escritura. Estamos haciendo esto constantemente. Y una de las cosas que se desarrolla como resultado de eso es la fluidez.

Cuanto más escribimos, y cuanto más leemos, más fluidez obtenemos, y eso tiene un efecto positivo”.

 

Conectando el mundo de la escritura formal e informal

Una de las mayores quejas sobre el uso de las redes sociales es que el mundo está yendo cuesta abajo, porque lo que hacemos cuando tuiteamos es entrometernos cuando escribimos en otras situaciones. Honestamente, eso siempre ha estado sucediendo.

El lenguaje escrito es fluido; se mueve y cambia. Lo que los estudiantes tienen que hacer es aprender las convenciones que deben usar cuando se comunican en diferentes situaciones. Y esto es cierto para todo el lenguaje. No maldecimos a nuestros padres. Aprendemos eso, y si somos inteligentes, no lo hacemos. Al igual que cuando estás haciendo un trabajo formal para un doctorado, no vas a poner emoticonos que entren y salgan.

Los educadores pueden usar estas situaciones como momentos de enseñanza en sus clases, y deben buscar formas de conectar el mundo de la escritura formal e informal. Estas capacidades digitales están cambiando completamente nuestra forma de pensar sobre la escritura.

Ya no se trata solo de palabras escritas. Puede ser un texto, pueden ser imágenes, puede ser una película. Todas esas cosas se pueden combinar para comunicarse y compartir ideas.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Scroll to top

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies